×
Volver atrás

Login

Zapatillas de running

01/02/2018 17:02
VOLVER AL BLOG

En este mes de febrero tenemos ya, a la vista una de las primeras citas para los runners en nuestra ciudad, la Coruña 21km, históricamente una prueba no muy dura por la orografía, pero como toda carrera dependiendo de los ritmos en la que queramos completarla, puede ser muy exigente dependiendo de por ejemplo la aparición del temido viento en contra, algo que los corredores que solemos entrenar en esta ciudad conocemos de sobra.

 En estas líneas queremos aportar un poco de conocimiento sobre el medio de transmisión de nuestro esfuerzo con el terreno, LAS ZAPATILLAS.

En estos momentos debido a la guerra comercial existente entre todas las marcas deportivas por colocar sus productos utilizamos una serie de términos que muchas veces no sabemos al 100% su significado, con esta entrada al blog intentaremos ayudaros para hacer una elección correcta.

Todos tenemos una marca fetiche para zapatillas, cada una de ellas con su propia tecnología por ejemplo Ultra Boost (Adidas), Fresh Foam (New balance), Epic React Flyknit (Nike)… Todas ellas son materiales reactivos a la pisada, es decir están diseñadas para absorber el impacto provocado por el píe del atleta y aprovechar esa energía para dar el siguiente paso.

¿Zapatillas con suela dura o blanda?
De lo que mucho runner habla cuando habla de suelas duras o blandas es realmente del tacto de la amortiguación. Y es que hay tecnologías de amortiguación que proporcionan unas sensaciones en cada pisada más firme mientras otras más tirando a "chicloso". Pero no olvides que tacto más firme no es equivalente a menor amortiguación.

Muchos principiantes llegan al running buscando zapatillas blandas porque piensan que con ellas los impactos de cada zancada disminuirán. Pero esa no es la solución. Como siempre digo: amortiguación ni mucha ni poca, la justa. No olvides que el exceso de amortiguación, si produce inestabilidad, puede ser lesivo y desembocar en fascitis, periostitis o problemas en el Tendón de Aquiles.
Pero un tacto muy duro también puede acarrear problemas como roturas por estrés... Que se lo pregunten a quienes se han lesionado por transicionar demasiado rápido desde las zapatillas convencionales a las minimalistas.

En la ecuación para elegir una zapatilla también es imprescindible meter el uso. Por ejemplo las zapatillas de competición suelen tener un tacto más duro ya que sacrifican amortiguación buscando una mayor estabilidad y respuesta sobre el asfalto.

Pero todas ellas tienen algo en común que es donde realmente debemos fijarnos:

Talla: la mejor manera de medir la talla que necesitamos es medir nuestro píe en cm así no tendremos dudas entre tallaje europeo o americano. Teniendo en cuenta por ejemplo ese medio centímetro como mínimo de más en zapatillas de trail running.

Drop: se llama drop a la diferencia de caída que tiene una zapatilla entre la zona del talón y la del antepié. Nos podemos encontrar en el mercado zapatillas desde 0 drop hasta 10 o 12 de drop.

En la vida siempre hay que apelar a la lógica. Unas zapatillas con bajo drop o zero-drop por si solas no te van a ayudar a correr más y mejor. La clave, como no nos cansamos de recordar, reside en aprender a correr bien, mejorar la técnica de carrera, la fuerza...

En resumen, una zapatilla con bajo drop te puede ayudar a talonear menos… pero eso no significa que automáticamente vayas a correr mejor. Además si optas por una zapatilla con un drop bajo y no realizas una adaptación de tu técnica de carrera lo único que conseguirás será provocar que tu talón tarde más en impactar con el suelo, lo que puede ser incluso contraproducente.

Anchura: Cada persona tiene una anchura de pie diferente, la presencia de juanetes o otras patología como puede ser el Neuroma de Morton, o el uso de plantillas puede provocar que necesitemos un ancho especial de zapatilla. Para ello ten en cuenta lo siguiente.

 D: Ancho normal masculino. 2E: Ancho extra masculino. 4E: Ancho súper extra masculino.

B: Ancho normal femenino. D: Ancho extra femenino. 2E: Súper extra femenino.

Supinador-Pronador: Cada corredor tiene una pisada característica con tendencia a que el  primer contacto, que es lo que marca el desgaste de la zapatilla hacia el lado interno(pronador) o externo(supinador), nuestro consejo es que siempre compréis zapatillas neutras y en caso de necesitarlo haceros un estudio biomecánico completo para saber si necesitáis plantillas.

Cada uno necesitamos una zapatilla diferente, en función de nuestra biomecánica, tipo de pie, necesidades... Unos con mayor drop, otros con menor. No hay reglas universales válidas para todos. Para ello acude a una tienda especializada para hacer tu primera compra.

VOLVER AL BLOG